contraportada-mdpEsta es la contraportada de Marineros de piedra.

La siguiente crítica de mi libro acaba de aparecer en The Megalithic Portal. A continuación incluyo su traducción al español:

Marineros de piedra asocia los principales monumentos megalíticos del Reino Unido, Francia, España y Portugal a la intención cohesionadora de una gran cultura.

Utilizando como modelo el reflejo de la bóveda celeste con sus elementos fijos y móviles, el Dr. Gómez Vega propone  y describe en detalle una tradición monárquica sucesoria regulada por un ciclo lunar que se repite cada diecinueve años.

El autor examina con gran detalle la posición y el significado de varias estrellas, constelaciones y planetas prominentes, así como del Sol y la Luna, y expone cómo estos y otros importantes factores astronómicos acabaron por plasmarse indeleblemente en una celebración sofisticada y civilizada: Rex Nemorensis (regicidio ritual).

Sobre los puntos cardinales de las islas británicas, el norte es asociado al territorio de la clase sacerdotal, el este al renacimiento de la vida, el oeste a la muerte, y el sur a una función funeraria relacionada con el submundo.

Así pues, Skara Brae, en el norte, es donde se establecieron quienes promulgaron las doctrinas religiosas. La dirección del sol naciente hacia el este señalaba consistentemente la venida de la Vida. El oeste, en particular Newgrange en Irlanda, es donde tenían lugar las inhumaciones reales, y Carnac, erigido en el sur de Bretaña e intencionadamente sobre el mismo meridiano que las islas Orcadas, es donde levantaron el gran panteón real en el que consagraron en piedras a sus venerados reyes.

El centro de este vasto escenario de tierra y agua estaba originariamente en el complejo megalítico de Avebury, con sus múltiples anillos de piedra, túmulos y avenidas. La colina próxima de Silbury Hill se levantó para señalar un elemento clave: el reflejo de Rigel, la estrella alfa de la constelación de Orión, un elemento de suma importancia dentro de la fascinante tesis propuesta.

Con el paso del tiempo detectaron desviaciones en las posiciones de las estrellas debido al avance inexorable de la precesión de los equinoccios, y, como consecuencia, se vieron en la necesidad de erigir un nuevo monumento en el que continuar sus prácticas, diseñado para acomodar el deslizamiento del calendario astronómico durante los siglos venideros. Así fue cómo Stonehenge fue finalmente erigido, incorporando con elegancia los diversos aspectos de una cultura más definida, en el que poder continuar celebrando la renovación de los reyes. En su interior se consolidaba el linaje de sangre azul mediante ritos matrimoniales propiciatorios que aseguraban la gobernación durante los siguientes diecinueve años.

A partir de las pruebas que son proporcionadas a cada paso, el lector es guiado hacia la componente marina de la tesis del libro. Se propone que alrededor de la edad de quince años, el príncipe heredero debía emprender un largo viaje iniciático a tierras lejanas donde tiempo atrás los constructores de megalitos habían establecido lazos comerciales y culturales. Hasta las islas Canarias, a través del estrecho de Gibraltar, hasta Grecia y por el norte de África hasta Egipto, los príncipes viajaban a la búsqueda de conocimientos más allá del mundo conocido.

Estimada su duración en cuatro años, los viajeros regresaban a “Hiperbórea” justo a tiempo para que los jóvenes príncipes, ahora educados y maduros, se presentasen en Stonehenge procedentes del este para emparejarse a las novias designadas, y para proceder al regicidio ritual de sus padres por medio del cual ascendían a los tronos.

Debido a la distancia de los siglos y a la catástrofe cultural que en torno al año 1628 a.C. supuso la devastadora erupción del volcán Thera de la isla Santorini en el Mar Egeo, de dicho viaje pervivirían solo ecos que acabarían por dar forma al mito de Jasón y los argonautas, así como a otros mitos y hasta a la leyenda de la Atlántida.

Uno de los aspectos más seductores del trabajo del Dr. Gómez Vega es que nunca involucra al lector en la tediosa dialéctica del “Yo tengo razón / los demás están equivocados”, tan común en las interpretaciones alternativas. El suyo es un análisis fresco de las pruebas pertinentes, algo que a menudo se echa en falta en otros trabajos. Tampoco intenta derribar el consenso establecido, sino que nos ofrece una interpretación diferente de los hechos, al tiempo que va introduciendo los nuevos datos.

Hay algunas omisiones. Por ejemplo, el henge Thornborough no es mencionado, lo que me pareció extraño ya que seguramente el famoso triple-henge de Yorkshire es un reflejo del cinturón de Orión, una constelación que desempeña un papel clave en la propuesta del Dr. Gómez Vega, así que ¿dónde está?

Hay unos pocos errores. Algunos aspectos de Stonehenge se omiten, algunas de las fases cronológicas no se abordan y se han reposicionado ligeramente uno o dos elementos con respecto a los ejes cardinales. Se ha asignado un significado a los hoyos Y y Z quizá algo forzado con respecto a la datación arqueológica. Se enumeran las piedras estacionadas del 1 al 4 en lugar de utilizar la nomenclatura Flinders Petrie de uso general, del 91 al 94. Pero no son estos errores insalvables para la hipótesis sino más bien lapsos. Ciertamente no es el caso del castillo de naipes que al fallarle una carta se viene abajo.

Aunque escrito en inglés, el idioma nativo del Dr. Gómez Vega es el español. El libro está francamente bien estructurado, si bien el lector encontrará unos pocos trabalenguas y tiempos verbales inusuales, que en ningún caso suponen un impedimento. [Lógicamente, este párrafo está referido a la versión en inglés, titulada Sailors of Stonehenge].

Quienes buscan una explicación cohesiva del mundo megalítico encontrarán en estas páginas un tesoro de información bien razonada, capaz incluso de enlazar sus partes más dispersas. Contiene también elementos poderosos que apoyarían la cada vez más defendida creencia de una realeza megalítica, y descripciones sobre los métodos con los que operaba. Para los inclinados a las asociaciones de corte astronómico, Marineros de piedra es su libro.

3,5 de 5 estrellas.

 -ND Wiseman, crítico de El Portal Megalítico (megalithic.co.uk)

8 de noviembre de 2012

Anuncios