You are currently browsing the tag archive for the ‘atlantida en españa’ tag.

Esta debería ser la bandera de Madrid:

bandera madrid

“Quien olvida su historia está condenado a repetirla”

— Marco Tulio Cicerón

Cuando en el otoño de 1998 cruzaba el campus universitario de Berkeley no imaginaba que iba a realizar un descubrimiento trascendental sobre la monarquía de España.

Una beca del Principado de Asturias, ampliada por otra del entonces Ministerio de Educación y Ciencia, me permitieron realizar allí un postdoctorado para investigar el desarrollo y la mejora de implantes de cadera. Pero no fue médica la conexión entre mi paseo por la universidad californiana y la realeza española —no me refiero a la posible relación entre mi trabajo y la maltrecha cadera de don Juan Carlos I— sino, como verás, otra menos evidente pero infinitamente más fundamental.

Durante aquel paseo a orillas del Strawberry Creek, una colega italiana me explicaba que el arroyo que vertebra la Universidad de Berkeley no lleva el nombre de “fresa” sino de “madroño” (además de fresa, strawberry significa madroño). Mis ojos repararon entonces en la ubicua mascota de Berkeley y de la bandera de California —un oso dorado— y repuse que en Madrid también tenemos un oso y un madroño, y hasta un equipo de fútbol que los luce en un escudo con aires de bandera estadounidense, con sus estrellas y franjas rojigualdas.

Diez años más tarde —tras un segundo postdoctorado en Japón y hasta un noviciado budista de por medio— me encontré de nuevo paseando a la orilla del arroyo del Madroño rodeado de los osos dorados de Berkeley, rememorando aquella conversación y reavivando mis ganas por tirar del hilo de aquella inocente conexión entre Madrid y Berkeley.

Una sencilla búsqueda en internet me condujo al primer escudo de Madrid, del siglo XII. En él ya figuran el oso y las siete estrellas del escudo actual, pero impresas sobre el cuerpo del animal con la inconfundible forma del asterismo de la Osa Mayor.

escudos madrid

“Es osa”, pensé sonriente. Lo que vino a continuación fue una sorpresa todavía más grande que la Osa Mayor, el comienzo de la investigación que iba a cambiar por completo mi vida. Y si lo explico acertadamente, debería cambiar también la tuya… y la de todos los españoles. En realidad, debería cambiar la historia del mundo tal y como la conocemos. No exagero.

Sucedió mientras sobrevolaba virtualmente Madrid. Coloqué el medidor de distancias de Wikimapia —una línea roja— en el centro del parque de El Retiro (sobre el estanque con el monumento a Alfonso XII), y luego fui pinchando en la Puerta de Alcalá, Cibeles, Puerta del Sol, Plaza Mayor, Palacio Real y Plaza de España.

7lugares madrid.jpg

¡La osa! La figura resultante de unir los siete lugares que había elegido como los más emblemáticos de Madrid formaba el mismo asterismo que aparecía en su escudo original. Con un detalle de suma importancia: en ambos casos las estrellas aparecen como la imagen especular de lo que vemos en el cielo; es decir, como si estuviesen impresas sobre el suelo. ¿Habría descubierto el verdadero significado del escudo de Madrid, el origen del dicho «de Madrid al cielo»?

El asunto no pasaba de ser un mero entretenimiento, una curiosidad a ser contada entre amigos que no iba más allá de una coincidencia sorprendente. ¿Cómo iba a existir una relación astronómica entre monumentos y plazas que fueron erigidos en fechas y por autores tan dispares? La cuestión tenía mal andamiaje; era una historia bonita y curiosa, pero de difícil justificación…

Me ha llevado varios años desenredar el ovillo de la historia que, hasta ahora, era prehistoria. Si me das la oportunidad, quizá pueda convencerte de que no exageraba cuando decía que esta información iba a cambiarte la vida, y no me refiero solo a la concepción histórica del tus orígenes. Me refiero también al origen milenario de nuestra forma de gobierno: una confederación de reinos cuyos reyes se reunían en la capital situada en el centro geométrico de la península Ibérica, en la matriz o madre de su confederación: en Madrid.

arieges

(Fíjate, solo desde Madrid se puede trazar una circunferencia que pasa exactamente sobre Barcelona, Cádiz, Lisboa y La Coruña, los principales puertos ibéricos).

Durante el Mundial de Fútbol del 2014 puede que reparases en que la bandera de Brasil luce las estrellas de la constelación de Virgo. No es el único caso; por ejemplo, en la bandera de Australia aparece la Cruz del Sur, y en la de Alaska la Osa Mayor y la estrella Polaris. Madrid merece el mismo trato, merece que sus siete estrellas figuren como la imagen especular de la Osa Mayor, pues así es cómo se reflejan en su escudo original y, más importante todavía, cómo se reflejan sobre sus siete principales plazas y monumentos.

Aquella confederación estaba gobernada por un rey central que simbolizaba la reunión de las fuerzas celestes, y todos los reyes se renovaban cada 19 años (en los lunasticios). ¿Aprecias ahora los ecos con la actual situación de España? ¿Sabes qué sucedió entonces?

La respuesta está en los libros que hay arriba a la izquierda.

Nuestra historia quiere volver a repetirse; por eso los españoles podríamos aprender muchísimo de nuestros aciertos y errores en el siglo XXI… ¡antes de Cristo!

Anuncios

mmeEn Marineros de piedra expliqué que los constructores de megalitos del occidente europeo fueron los legendarios atlantes.

En Viaje cero describí cómo llevaron la civilización a todos los rincones del mundo.

En este libro, Matriz Madrid, vuelvo al origen de la investigación, al centro de Iberia, para explicar cómo, sobre el suelo en el que se halla la capital del Reino de España, hace más de cinco mil años ya se hallaba la capital de los atlantes, la misteriosa y hasta ahora elusiva Atlántida.

carátula CdZ
Arriba: Novela.
Abajo: Trilogía.

mme

bookcoverimage_viaje-cero

Marineros de piedra
"Un libro extraordinario que revoluciona la historia".
-Gavin Menzies, autor de 1421 y The Lost Empire of Atlantis

Entradas recientes

Anuncios