You are currently browsing the tag archive for the ‘vegano’ tag.

Suelo escribir un post a la semana, generalmente los sábados. La razón por la que en esta ocasión me he retrasado es porque estuve de viaje por una región de España que desconocía, por Extremadura. Acudí a un pueblo llamado Ibahernando (también a Aldeacentenera), en la provincia de Cáceres, para recibir el primer premio del primer concurso de relatos de Escritores en Extremadura en la categoría nacional. Al parecer, al jurado le gustó mi cuento. Debía centrarse en algún personaje extremeño y yo aproveché algunos de mis conocimientos de ajedrez para urdir una pequeña historia en torno a Ruy López, un clérigo extremeño del siglo XVI que revolucionó el ajedrez con sus tácticas.

A veces envío algunos de mis cuentos a concursos literarios. Este es el primero que gano, lo que siempre viene bien para la autoestima del principiante. En esto creo tener los pies en el suelo, y mi ego no va a engordar peligrosamente. En España hay infinidad de premios, y este es uno de los más humildes.

Lo mejor de la experiencia fue conocer a la gente, a los extremeños y a algunos de los que de fuera se acercaron para participar en las jornadas literarias. Personalmente, aprendí mucho de cada una de las personas con las que tuve la oportunidad de conversar.

Además, me alojaron en un hotel francamente bonito y tranquilo de Trujillo, y no desaproveché la ocasión para hacer algo de turismo por la ciudad orgullosa de ser el lugar de nacimiento de Pizarro (no entro a juzgar la dimensión moral de los conquistadores), así como por Cáceres, una de las ciudades con un casco antiguo medieval mejor conservado.

La nota curiosa fue que el premio consistió en embutidos y quesos de calidad… y ¡yo soy vegano! La vida, a veces, tiene sentido del humor (al menos yo sigo tratando de encontrárselo).

Anuncios

El vegetarianismo fue una bendición incluso más importante y liberadora que el arrojado –simbólico– de la tele por la ventana, o el estiramiento corporal diario.

Siempre me gustó la naturaleza y traté de ser respetuoso con los animales, especialmente después de convivir con personajes tan variopintos y entrañables –por decir algo– como los gatos. Sus alegrías, miedos, neuras, invitaciones a jugar, trastadas, desplantes –mis favoritos–, y la infinidad de muestras de amor –a su manera– convirtieron sus relaciones en amistades tan auténticas o más que las entabladas con bípedos.

Pero desconocía que fuese factible alimentarse sin necesidad de comerlos. El libro “Diet for a New America” de John Robbins fue toda una revelación. Tras su lectura, me convertí en vegetariano y poco después en vegano (tampoco lácteos ni huevos ni producto alguno proveniente de los animales). Lo hice por amor y respeto a los animales, con la agradabilísima sorpresa adicional de que, desde entonces, nunca más volví a sufrir ni uno sólo de los misteriosos cortes de digestión que todos los meses y durante tantos años me habían martirizado. La causa del misterio, señores doctores, era la carne, pero a nadie se nos ocurrió.

No me gusta hacer bandera de mi condición de vegano porque estoy demasiado identificado con mi humanidad como para sentirme superior a nadie en función de lo que entra por mi boca, menos aún por lo que sale. La compasión por los indefensos animales, por el sufrimiento innecesario de los que están a ambos lados del tenedor, y por el impacto de nuestra dieta sobre este delicado planeta, han sido, sin embargo, motivación suficiente como para haber tratado de explicar, cuando así me fue requerido, los beneficios que a todos esos niveles reporta tal modo de alimentación.

Además, aunque no puedo demostrarlo, estoy convencido de que los humanos todavía nos exterminamos en cruentas guerras y actos de terrorismo, no tanto por importantísimos condicionamientos sociopolíticos, sino a causa del silencioso holocausto que estamos infringiendo a nuestros compañeros de viaje en esta cápsula espacial llamada Tierra.

Desafortunadamente, no creo que en esta vida vea amanecer el día en que sean reconocidos los derechos de los sin voz, de mis queridos animales, montañas, ríos, mares, y sobre todo de nuestra madre la Tierra.

Respetar a la Tierra, ¿no será este el más profundo de los comportamientos filiales que predicara el sabio Confucio? ¿Se puede denominar progresista a un modelo económico sostenido por la explotación mercantilista de nuestra propia madre?

mela_cover

bookcoverimage_viaje-cero

Marineros de piedra


"Un libro extraordinario que revoluciona la historia".
-Gavin Menzies, autor de 1421 y The Lost Empire of Atlantis

Entradas recientes